El Yamato: Lo que pudo ser y no fue (2ª parte)

Posted on marzo 24, 2008. Filed under: Temas Militares | Etiquetas: , , , |

Desde aquí seguimos con la segunda parte de la historia de este formidable acorazado.

Aviones
El Yamato tenía varios aviones de reconocimiento:
2 unidades de Aichi 13A1
2 de Mitsubushi F1M2

Historia

Los diseños fueron aprobados bajo el programa de refuerzo militar de 1937. El Yamato era el mayor secreto de la nación, intentando que el enemigo no pudiera imaginar que tal “monstruo” de estuviera construyendo. Y en caso de que el enemigo tuviera las mismas intenciones, el Yamato vencería por tener una coraza de acero impenetrable, capaz de resistir sus propios ataques (410 milímetros de acero). Pero esta característica es sólo uno de los nuevos conceptos de ingeniería naval inventados por los japoneses para el Yamato. Tenía, por ejemplo, un sistema automático de compensación de inundación del casco. Permitía, que si el caso era penetrado y el agua lo llenaba, distribuir y compensar la inclinación del barco. Este sistema demostró su eficacia extrema durante su último combate.

La quilla del Yamato fue puesta en los astilleros de Kure el 4 de noviembre 1937 y se terminó de construir el 8 de agosto de 1940. El acorazado más grande jamás construido fue terminado y puesto al servicio de la marina japonesa el 16 de diciembre el de 1941, una semana después de la declaración de guerra entre Japón y los Estados Unidos. Aunque el predominio del acorazado había sido eclipsado por el portaaviones en el tiempo que se aprobó la construcción del Yamato, la marina japonesa todavía puso confianza completa en el acorazado.

El Yamato Se unió a la primera división de acorazados (que componían en Nagato y el Mutsu hasta entonces). Inmediatamente comenzó un duro entrenamiento. El 12 de febrero de 1942 se convirtió en el buque insignia de la armada japonesa, siendo hizada su bandera por el almirante en jefe de la Flota Combinada Japonesa, Isoroku Yamamoto.

Cuando el almirante Yamamoto lanzó un impresionante ataque sobre la isla de Midway en junio de 1942, el Yamato también participó en la batalla como buque insignia. Como la operación terminó en un fracaso total, el Yamato volvió a alta mar con todos los oficiales descorazonados por su primera gran derrota.
Incluso después de la derrota en Midway, donde el Yamato y los otros acorazados no tuvieron ocasión de luchar sin cobertura aérea, el concepto de acorazado como nave capital seguía sin cambiar. Seguía siendo la fuerza principal para una batalla naval con la flota enemiga, que la marina japonesa deseó con impaciencia tener de una vez por todas. Midway supuso una perdida de portaaviones muy importante para Japón, por ese motivo, el que sería el tercer acorazado (hermano de Yamato y Musashi) se convirtió en portaaviones pesado (el Shinano).

Cuando los esfuerzos de la guerra fueron dirigidos a las islas de Solomón debido a que los americanos tomaron la isla de Guadalcanal en agosto de 1942, el Yamato fue a la isla de Truk para ser utilizado en la reconquista de Guadalcanal. El 11 de febrero de 943 el Musashi asumió el control como buque insignia de Yamamoto (el Musashi es un barco gemelo del Yamato).

Después de la pérdida de Guadalcanal y la emboscada y posterior muerte del almirante Yamamoto en 1943, se decidió devolver al Musashi y al Yamato a aguas de Japón porque la guerra empezaba a aproximarse preocupantemente. El Almirante Mineichi Koga era el nuevo comandante en jefe designado.

Cuando el Yamato volvió a Japón fue reparado de daños menores. A mediados de 1943 el Yamato navegó de nuevo a Truk para unirse al Musashi y proteger la isla Gilbert y las Marshall. Nunca consiguió una ocasión para atacar al enemigo y estuvo el Truk la mayoría del tiempo.

Hacia finales de 1943 el Yamato recibió su primer daño importante a manos de un submarino de los EEUU, el Skate. El capitán del Skate lanzó cuatro torpedos contra la silueta más grande que detectó en su radar estando en superficie. El Yamato entraba en el atolón de Truk a 19 nudos después de volver desde Japón y fue torpedeado en la tercera torreta de estribor. La armadura lateral fue perforada en y 3.000 toneladas de agua inundaron el compartimiento número tres. Precisamente lo opuesto para lo que fue diseñado ocurrió, que un simple torpedo perforara su coraza. Entonces le ordenaron volver a Japón, a donde llegó 16 de enero de 1944. Atracaron en el dique seco de Kure para emprender las reparaciones y las modificaciones necesarias a las estructuras de la armadura lateral (necesarias para corregir los defectos revelados por el impacto del torpedo). Los principales diseñadores del Yamato, Yuzura Hiraga y Keiji Fukuda fueron duramente criticados y se les pidió una solución. Al mismo tiempo se quitaron las torretas de 155 mm. y se agregaron 3 cañones antiaéreos de 127mm. a cada cara. Las reparaciones y las modificaciones fueron terminadas en abril de 1944.

Cuando los EEUU aterrizaron en la isla de Biak en Nueva Guinea hacia finales de mayo, la marina japonesa decidió utilizar los dos buques de la clase Yamato (el Yamato y el Musashi) para lanzar un contraataque contra la fuerza enemiga de la invasión. Pero este plan ambicioso no se pudo materializar porque tuvieron que volver para detener la flota que pretendía la invasión de la isla de Saipan. La batalla de las islas Filipinas que sucedió a mediados de junio de 1944, terminó de mover la balanza de la guerra al lado americano. El motivo fue la perdida de tres portaaviones más y la mayoría de su aviación. El Yamato y el Musashi sin ningún daño, volvieron a casa llegando hacia finales de junio.
Entonces se prepararon para la defensa de las Filipinas, de Formosa, de Okinawa y de la patria japonesa que estaba amenazada por la invasión debido a la pérdida de Saipan y de otras islas en el atolón de las Marianas.
Estando en puerto se añadieron cinco ametralladoras antia aéreas de (25mm) que hacían un total de 29. Japón no tenía apenas potencial aéreo por haber sido totalmente destruido. Ahora más que nunca era necesario protegerse contra la aviación. El 9 de julio de 944 el Yamato y el Musashi salieron de Japón y se apresuraron al sur de Lingga, donde llegaron el 16 julio de 944 y se sometieron a entrenamiento para las batallas próximas. La potencia aérea japonesa era virtualmente inexistente, así que los japoneses estaban forzados a confiar solamente en los grandes acorazados.
Cuando un puesto de observación en la isla de Suluan en la entrada al golfo de Leyte informo de “enemigo avistado y enemigo aterrizando” la fuerza de superficie en Lingga fue alertada inmediatamente y la operación SHO-1 comenzó. Partieron el 18 de octubre de 944 y llegaron a Brunei dos días más tarde. Después reaprovisionados de combustible dejaron Brunei el 22 de octubre a las 1700 horas para hacer un arriesgado movimiento a través de las Filipinas y lanzar un ataque sobre el enemigo en el golfo de Leyte. Por la mañana temprano del 23 de octubre, al noreste de la isla de Palawan, dos cruceros pesados fueron atacados y hundidos y otro fue dañado gravemente por estar esperando los submarinos de los EEUU. La fuerza de ataque llegaba así al Sibuya. La mañana del 24 de octubre, fueron atacados por una gran ola de aviones de los portaaviones estadounidenses. Los barcos de la fuerza de ataque crearon una cortina de fuego antiaéreo que contuvo el primer ataque. El ataque enemigo se centró en el Musashi.


Por la tarde después de la segunda oleada de ataques de aviación el Musashi estaba inundado hasta la tercera cubierta y puso rumbo a puerto. Su velocidad tuvo que ser reducida a 22 nudos. Había sido impactado al menos por 7 bombas, y 9 torpedos, habiendo fallado 15. Que pudiera permanecer a una velocidad de 22 nudos era simplemente asombroso. Solamente después de la tercera oleada de ataques aéreos cuando impactaron 10 nuevas bombas y 11 torpedos, el Musashi comenzó a perder la maniobrabilidad debido a que empeoró el ajuste del escora. Su escora era tan grave que la velocidad tuvo que ser reducida a 6 nudos. Con todo ella todavía recuperó su inclinación 4 grados. Hacia el atardecer, cerca de cuatro horas y media después del tercer ataque, la situación empeoró. Cada vez escoraba más y se hundió a las 1835 horas con una pérdidas de 1.039 oficiales y 2.400 marineros.
El Yamato había recibido el impacto de una bomba a las 1330 horas y se inundó con 2000 toneladas de agua, provocando que escorara levemente. Pero se corrigió automáticamente con la tecnología anti inundaciones del Yamato. La fuerza se retiró temporalmente a las 1500 horas y después invirtió curso a las 1614 bordeando San Bernardino y llegando a la isla la mañana del 25. Al amanecer se encontró dentro del rango de ataque con el grupo de protección de los portaaviones americanos, Taffy III. A las 0549 horas un puesto de observación avistó barcos enemigos a 28.000 yardas y el almirante Kurita pidió la “persecución general” y la velocidad creciente a 24 nudos, pero toda la cohesión se rompió desde aquí.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: