Jose Tomas Boves: El azote de los llanos

Posted on mayo 4, 2008. Filed under: Temas Militares | Tags: , , , , |

Hoy hablare acerca de uno de los personajes mas infames e influyentes caudillos durante la Guerra de La Independencia, Jose Tomas Boves un realista que causo mucho daño y muerte durante la guerra, juntos con sus fieles llaneros hombres fuertes y temibles. Aqui una pequeña reseña de su vida. Les recomiendo que lean la novela Boves: El Urugallo de Francisco Herrera Luque una excelente lectura; y como dato curioso a pesar de todos los servicios a la Corona Española Boves es un personaje poco conocido incluso en su Asturias natal. 

El 18 de septiembre de 1782 nace en Oviedo, provincia de Asturias, el jefe realista José Tomás Boves, tristemente célebre por sus crueldades durante la guerra independentista.

José Tomás Boves era hijo de un “modesto empleado municipal de la ciudad de Oviedo”. Muerto su padre cuando era solo un niño de cinco años, quedó al cuidado de su madre, una lavandera. Se establecen en soldado patriota Gijón, también ciudad asturiana, al norte de España; allí logra Boves ingresar al Instituto Real Asturiano y se gradúa de piloto para la marina mercante. Sigue estudios en El Ferrol y logra diploma de piloto de la marina real.

Por su conducta irregular, Boves hizo carrera corta en la marina española. Obtuvo empleo en una flota que comerciaba entre las Antillas y Venezuela. Al poco tiempo se estableció en Calabozo, a comerciar en ganados, especialmente en el tráfico de caballos. Allí estaba cuando Monteverde le encargó organizar un escuadrón de lanceros hacia principios de 1813.
A fines de 1813 Bolívar estaba cercado por las fuerzas españolas; aunque derrotados sus jefes principales, los realistas comenzaban a reorganizarse y a tomar posiciones. Cajigal se encontraba en Guayana, Ceballos en Coro, Salomón en Puerto Cabello, Yáñez en Apure y Boves en el Orinoco. Este último comenzó la ofensiva y avanzó hacia Calabozo, mientras Yáñez tomaba a Barinas. Yáñez fue derrotado por Urdaneta en Ospino en febrero de 1814. En esta batalla murió Yáñez.

Pero el mayor peligro amenazaba en los llanos, donde el español José Tomás Boves, convertido en caudillo de los llaneros, había organizado un poderoso ejército y avanzaba hacia los valles de Aragua. Campo Elías, español al servicio de la República, lo derrotó en Mosquitero, a mediados de noviembre de 1813; pero Boves se repuso y volvió al ataque, derrotando al propio Campo Elías en La Puerta y atacando a los patriotas en San Mateo. El 20 de febrero de 1814 ataca Boves a Bolívar en San Mateo; durante varios días se suceden las ofensivas; los días 28 de febrero y 24 de marzo hay batallas. Mueren dos patriotas: Villapol y Ricaurte. Este último se sacrifica al incendiar el parque de municiones para evitar que cayera en manos enemigas.

Boves era un hombre sobresaliente y de un porte de líder indiscutible, que tuvo la habilidad y la inteligencia de utilizar como bandera “el odio de clases”, alimentado por la esclavitud y el resentimiento de pueblos sumido en 300 años de tiranía española… Mientras los republicanos invocaban la independencia, manteniendo inalterables sus privilegios económicos sustentados en la esclavitud y el latifundismo que heredaron de la monarquía española, Boves con prédica demagógica, levanta a la gente de color contra los blancos y mantuanos, como la clase social privilegiada a la cual pertenecía el Libertador Simón Bolívar y la mayoría de sus colaboradores… De esta manera, Boves marcaba una diferencia entre el ejército patriota y sus hordas de bandoleros; que al fin y al cabo, constituían la mayoría del pueblo marginado de la Provincia de Venezuela, congregados y relegados en la región inhóspita de los llanos.

Boves aumenta su popularidad cuando incita a la lucha de clases, como un acto revolucionario de justicia y libertad: exige la tierra de los blancos para ser repartida entre los pardos; su lucha intentaba cautivar a la marginada población indígena esclavizada por las misiones; libera a los esclavos de color y les otorga los cargos más importantes en su improvisado ejército… El principal problema que representaba Boves para los líderes de la revolución bolivariana, era su neutralidad ventajista para cautivar al pueblo, ya que no se presentaba como afecto al rey de España Fernando VII, y por otra parte criticaba el sistema republicano adoptado por la oligarquía mantuana tras la victoriosa Campaña Admirable protagonizada por Simón Bolívar, el Libertador…

El general Mariño quien llegó con refuerzos desde Oriente se enfrentó a Boves en Bocachica. En Bocachica Mariño derrota a Boves el 31 de marzo. Boves huye hacia Calabozo y Bolívar sale a perseguirlo.

Después del encuentro, Boves se retiró a Valencia y Mariño a La Victoria. Entre tanto, Ceballos había puesto sitio a Valencia, defendida por Urdaneta. Bolívar llegó con refuerzos y Ceballos levantó el sitio y fue a unirse a las tropas de Juan Manuel Cajigal. Poco después, Cajigal y Ceballos intentaron un nuevo ataque sobre Valencia; pero fueron derrotados por Bolívar en Carabobo, el 28 de mayo de 1814.

Repuesto Boves después de Bocachica, avanzó con sus tropas en un nuevo intento que vino a significar la derrota de los patriotas en esta segunda etapa de la vida de la República. Boves derrotó a Bolívar y a Mariño en La Puerta, y entró a los valles de Aragua. Puso sitio a Valencia, y no pudiendo tomarla, propuso un tratado al jefe patriota que defendía la plaza, Juan Escalona, jurando cumplir religiosamente con las estipulaciones convenidas. Confiados en las promesas de Boves, los defensores entregaron la plaza; pero el jefe español no cumplió su palabra y ordenó pasar por las armas a todos los defensores.

Después de La Puerta, Boves quedó dueño de los valles de Aragua y avanzó con sus tropas sobre Caracas. Bolívar, Mariño, Ribas y otros jefes se retiraron a Oriente con la esperanza de rehacer sus fuerzas y repeler al enemigo. La retirada de estas tropas fue seguida por la emigración de gran parte de la población de la ciudad, que huía del terror del jefe español.

Boves ocupó Caracas y organizó un nuevo gobierno realista. Desconoció a Cajigal que había sido designado Capitán General de Venezuela por las autoridades metropolitanas, y asumió el mando con el título de “‘Comandante General del Ejército Español”. Destacó a Morales en persecución de los patriotas que huían a Oriente, y poco después él mismo se puso al frente de las operaciones. En Aragua de Barcelona, Cumaná y Urica, los republicanos intentaron inútilmente resistir a las tropas de Boves y Morales. Boves en Urica, de Barcelona, derrota a Ribas y a Bermúdez el 5 de diciembre de 1814. Pero en la batalla muere Boves.

El historiador realista Heredia, relata lo siguiente:

«En la noche siguiente a su entrada a Valencia (10 de julio), Boves reunió todas las mujeres en un sarao, y, entre tanto, hizo recoger los hombres, que había tomado precauciones para que no se escaparan, y sacándolos fuera de la población los alanceaba como toros sin auxilio espiritual. Solamente el doctor Espejo (Gobernador político) logró la distinción de ser fusilado y tener tiempo para confesarse. Las damas del baile se bebían las lágrimas y temblaban al oír las pisadas de las partidas de caballería, temiendo lo que sucedió, mientras que Boves con un látigo en la mano les hacía danzar el Piquirico y otros sonecitos de la tierra a que era muy aficionado, sin que la molicie que ellos inspiran fuese capaz de ablandar aquel corazón de hierro. Duró la matanza algunas noches. »

El hombre que mató a Boves, en la Batalla de Urica, fue Pedro Zaraza quien comandaba un escuadrón llamado “Rompe líneas”, de 206 hombres…

Muchos me han contado muchas historias de como murio Boves… Se dice que Pedro Zaraza estaba amolando la lanza y le dijo a su Estado Mayor, hoy se rompe la zaraza o se acaba la bovera, y a las pocas horas estaba muerto José Tomás Boves, Pedro Zaraza mismo en persona le dio un lanzazo en el pecho, lo derribó del caballo y lo mató. El General Pedro Zaraza, nunca quiso hacer ostentación de ese hecho, ya que se podía creer que era jactancia de su parte… sin embargo muchos dicen que Zaraza solo busco a Boves en el campo de batalla para tomar venganza ya que este le habia violado a su mujer…

Make a Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

16 comentarios to “Jose Tomas Boves: El azote de los llanos”

RSS Feed for La Electrosfera Comments RSS Feed

el relato de esta historia no la conocia al detalle, solo sabia que zaraza mato a boves en las sabanas de urica, por que es todo lo que espresa la historia, diciendo las mismas palabras.

Esta historia es una muestra mas de la capacidad militar de venezuela en la epoca independentista y de todos los obstaculos que lograron superar nuestros heroes. Es muy importante escudriñar la historia, debemos tener conocimiento de donde proviene nuestra escencia y hacer emerger nuestro sentimiento necionalista.

he estado leyendo sobre este personaje puesto que me ha atraido mucho su historia y entre ilustres venezolanos independentistas, creo que Boves aunque no fuera nacido en esta tierra, hizo tanto o mas por una reinvindicacion de los venezolanos de aquellos dias (personas subvaloradas) que muchos de los que participaron en la gesta independentista que libertaron solo la tierra que tenemos.

no es relato ni cuento de camino es la pura historia de venezuela…

Boves se la merecía. Bien hecho, Zaraza.

Pero Bolívar de claro guerra a muerte a españoles y canarios, que tendrían que quedarse quietos para ver como se las daban, a Boves lo difamaron, con Boves estaban los pueblos originarios, los negros, y todos los marginados sociales.
Por que seria?

“Simón Bolívar libertó a América. Pudo libertar a España; pero para libertar a España hubiera tenido que librarla de la Monarquía”.
MIGUEL DE UNAMUNO [1864-1936]
(Conferencia en el Ateneo de Madrid 29-3-1931)

UNA HISTORIA IMPACTANTE,POR LA CAPACIDAD DE CRUELDAD QUE PUDO TENER ESTE HOMBRE.

Hablar de la historia venezolana, sobretodo de la epoca de la Independencia, es presentar a los personajes como héroes inarcesibles o inalcanzables. Pedro Zaraza era un terrateniente, dueño de esclavos que liberó José Tomás Boves y que se llevaron a la patrona (esposa de Zaraza) de rehen. Si la violaron o no, durante la “guerra a muerte” todas fueron violadas, las de un bando y las del otro, asi son las luchas entre hermanos, llamadas “guerras civiles”.
En Venezuela la Independencia era luchar contra los “godos” de acá y de allá, por esa razón los dos grandes personajes exitosos fueron Boves y Páez.

Es falso que Pedro Zaraza fuera un terrateniente y esclavista. En su testamento deja en claro que era dueño de una “posesioncita” en Jácome, Valle de La Pascua, y apenas dos esclavos

estes senor actuo de esta manera por lo mal q lo trataron los mantuanos no nos olvidemos del exelentisimo manuel piar q en estrategias militares era mjor q bolivar y muchos de su epoca viva miranda viva piar los tristemente incomprendidos de la historia no hay q creer todo lo q nos disen en las escuelas

ES VERDAD QUE BOVES EL 10 DE JULIO DE 1814, CUANDO REUNIO A LAS MUJERES DE VALENCIA PARA EL SARAO, LAS HIZO FORNICAR CON EL QUE QUISIERA ?

eso cuentan, y bueno no me extrañaria que fuera verdad :S

yo no le veo lo importante

Pedro Zaraza se desmonto del caballo para hacer una defecacion cerca del campo de batalla de Urica. Luego se da cuenta que Boves cae en un terreno pantanoso y el caballo no logra salir, Zaraza se monta en la bestia y usando la punta de la lanza atraviesa de lado a lado el pecho de Boves y de inmediato se pierde en la Agreste llanura y por años guardo el secreto. Otros igual que el que huían de la derrota de Úrica y pasado un tiempo en Cumana el General Monagas un soldado le dice en secreto ese que está allí fue el hombre que mato al “taita”. De inmediato Monagas llama al Capitán Zaraza y le dice así: Zaraza dígame como fue que usted logra matar a Boves, sorprendido Zaraza -responde yo no fui – y de inmediato el soldado acompañado de otro le dijeron nosotros lo vimos a usted como logro usted matar al “taita”. Guardo silencio el temible y valiente llanero y como hombre de avería respondió es cierto. Murió en Caracas en la Quinta Anauco en donde vivió con su familia, con el grado de General y el respeto y admiración de todos los patriotas.

A propósito del Bicentenario de la Batalla de Urica: 5-12-1814 / 5-12-2014
FUE ZARAZA QUIEN MATÓ A BOVES
Por Víctor Belis

UNA CIUDAD PARA LA HISTORIA
Urica, ciudad capital de la parroquia del mismo nombre del Municipio Pedro María Freites del Estado Anzoátegui, situada a 45 Km. al sureste de la población de Santa Inés, en los límites con el Estado Monagas, fue fundada el 17 de agosto de 1799 por el Capitán Pascual José de Guevara “a la que le dio el nombre de Villa de San Jacinto de Urica, según Plácido José Chacón en “Origen, Vida, Gloria y Trascendencia de Urica”, 1994. (pág. 28). Su población se calcula en unos 11.500 habitantes, aproximadamente.

Cuna de notables hombres y mujeres, entre los cuales destacan el escritor, docente y quinto cronista de Urica, Don Plácido José Chacón; el historiador José Eduardo Guzmán Pérez; Pbro. Jesús María Guevara Carrera, insigne sacerdote y escritor del Estado Anzoátegui, cuarto cronista de Urica; el famoso indio, botánico y curandero Juan José Yaguarín Yaguare; el General Santos Carrera “El Caudillo de Guayuta”; el prócer de la Guerra Federal General Deogracia Rondón y su esposa Patricia Barreto, padres de los también generales: Maximiano Rondón Barreto “El Berraco”, poeta, escritor y tercer cronista de Urica, Alberto, Diego y Pedro Rondón Barreto.

En esta población también nació uno de los héroes de la Guerra Federal, el General José Desiderio Trías Guzmán, quien ocupó la Presidencia de la República en 1864. Igualmente vino al mundo en Urica el general Domingo Monagas Marrero, quien fue encargado del Ejecutivo Nacional en 1868, hijo del General José Gregorio Monagas Burgos y de su segunda esposa, Clara Marrero, con la cual se casó en Urica.

Aunque no nacieron en Urica, los generales Manuel Guzmán Álvarez y José Gregorio Monagas, estuvieron estrechamente relacionados con esta población, donde establecieron residencia. El primero, casado en Urica con Ana Muzzi Barrios, ejerció la presidencia de la República en 1898. El segundo, fue presidente de la República entre1851 y 1855. En su mandato decretó la libertad de los esclavos.

Por su ubicación geográfica estratégica, en el centro de los Llanos Orientales, esta ciudad desde la Independencia en adelante ha sido epicentro de las actividades militares que han tenido lugar en esta región. Esta misma situación ventajosa le ha servido para el intercambio comercial de sus productos agrícolas y pecuarios-considerados de muy buena calidad-con las poblaciones circundantes.
Uno de sus principales ríos, el Amana, aparte de beneficiar a Urica y otras poblaciones cercanas, surte de agua a la capital del Estado Monagas, Maturín, al igual que a otros de sus centros poblados.
Más allá de los anteriores acontecimientos, la importancia y fama de Urica deviene de una de las siete batallas que a lo largo de su historia han tenido lugar en su territorio. Se trata de la célebre Batalla de Urica, realizada el 5 de diciembre del año 1814 entre las fuerzas patriotas conformadas por menos de 4000 integrantes, bajo el mando del General José Félix Ribas y las realistas con el temible Comandante José Tomás Boves a la cabeza de más de 7000 hombres, de la cual se cumplieron doscientos años el pasado 5 de diciembre.
Antes de esta contienda se realizó la primera Batalla de Urica, el 12 de septiembre de 1814, entre Bermúdez con 248 hombres y Morales con 670, ganada por Bermúdez. Las otras batallas fueron: la de Altagracia (29-04-1870), la tercera. Se enfrentaron los generales Manuel Guzmán Álvarez y Deogracia Rondón con 295 hombres contra el general Cuervo, que contaba con 790 hombres. El triunfo correspondió a los primeros. Cuarta batalla: La Puente, el 20-02-1902. Quinta batalla: Las Lomas de la Viuda Paula, el 27-12-1915. Sexta batalla: la del cerro El Corazón, el 27-12-1915. Y la séptima batalla: Punta de Piedra, el 18-04-1914.
Los uriqueños conmemoraron tan magna fecha en medio de los múltiples problemas que actualmente padecen: desabastecimiento y escasez de alimentos, inseguridad, apagones, falta de agua, deterioro de sus vías, pésimo servicio de salud, inflación cada día más alta, entre otros.
A tal efecto la programación incluyó: ofrenda floral al Libertador en la plaza Bolívar de la localidad, desfile cívico-militar, presentación de diferentes corales del Municipio Freites, escenificación de la Batalla de Urica con la actuación de talentos locales a lomo de más de diez caballos, Sesión Especial de la Asamblea Nacional donde se aprobó un acuerdo en conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Urica y la muerte de José Tomás Boves, en el que se nombró a la ciudad de Urica como capital del Estado Anzoátegui por un día, siendo la oradora de orden la joven estudiante Gloria Estefanía Cañas.
Dicha sesión fue dirigida por el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Diosdado Cabello, quien estuvo acompañado por autoridades y diputados tanto nacionales como estadales, con presencia de representantes del Poder Popular provenientes de diferentes ciudades de los estados orientales.
El presidente de la República, Nicolás Maduro, a través de una carta emotiva fechada en este día aniversario, dirigida al pueblo de Urica, se sumó a estos actos. En ella, además de destacar la importancia de esta acción bélica y su influencia en la pérdida de la Segunda República, nos dice que “…también, caía en combate en Urica el Taita José Tomás Boves: se le atribuye al General Pedro Zaraza el lanzazo que le quitó la vida.”
VENEZUELA EN DEUDA CON URICA
Habría que decir que esta deferencia de la cual fue objeto el pueblo de Urica en esta ocasión bicentenaria no salda la deuda que tiene Venezuela con esta histórica ciudad, por haberse realizado en sus predios en el transcurso de esta batalla la muerte del temible Boves, con los consecuentes beneficios que esto acarreó para las fuerzas republicanas. Sin el influjo que ejercía en vida este caudillo hacia las masas desposeídas, éstas se volcaron en lo sucesivo a respaldar la causa republicana haciendo posible finalmente el triunfo total sobre el ejército realista en la Batalla de Carabobo, el 24 de junio de 1821, iniciándose así la independencia del dominio español.
Posteriormente el 24 de julio de 1823, con la victoria obtenida por nuestros patriotas sobre la flota realista en la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, terminó el largo dominio de España sobre Venezuela. PERDIMOS LA BATALLA PERO GANAMOS LA GUERRA.
Urica se merece muchísimo más que los honores recibidos en esta oportunidad de parte del Gobierno Revolucionario Bolivariano, que lleva casi 16 años en el poder. Si de hacer justicia se trata con esta heroica e histórica población, un verdadero gobierno revolucionario no debió esperar la fecha del Bicentenario de la Batalla de Urica para hacerle este merecido reconocimiento.
Más que nombrarla capital del Estado Anzoátegui por un día, cosa que ya se hizo durante los gobiernos de la Cuarta República (Según nos narra el cronista de Urica, el Maestro Don Plácido Chacón, en “Origen, Vida, Gloria y Trascendencia de Urica, 1994: el “…24 de julio de 1883, primer centenario del nacimiento del Libertador, Urica es designada (…) Capital Provisional del Gran Estado Bermúdez. (…) Urica es nombrada Capital por un día del Estado Anzoátegui, el sábado 18 de Agosto de 1.990.”); Urica merecía ser designada Capital Provisional de la República, así como también merece que todos sus problemas sean resueltos para mejorar la calidad de vida de sus moradores; que sea elevada a la categoría de municipio autónomo, una vieja aspiración por la que han luchado sus habitantes, entre ellos su cronista Don Plácido Chacón; que sea designada patrimonio histórico de Venezuela; que se le construya un museo para preservar para la posteridad toda su memoria histórica.
Por eso compartimos lo expresado por la vecina de Urica, Rosa Rondón, presente en los actos referidos, quien dijo: “Durante todo el año aquí hacen muy pocas cosas, pero cuando se aproxima diciembre hacen alguito, porque saben que van a realizar actos y vienen personas de todas partes. Es importante que se recuerde la historia y lo que aquí sucedió, pero este pueblo necesita muchas cosas”. (Diario El Tiempo, Puerto La Cruz, 06-12-2014).
En lo que se refiere al desarrollo de la acción bélica homenajeada, tomamos del relato de la misma, escrito por un patriota que estuvo directamente bajo el mando del Generalísimo Francisco de Miranda y de Simón Bolívar, algunos fragmentos. José De Austria, “Bosquejo de la Historia Militar de Venezuela en la Guerra de su Independencia”. Tomo Primero. Valencia, 1857 (pág. 340)
Llegados los patriotas a competente distancia, dispuso Ríbas que los cuerpos de Zaraza y Monágas, abriéndose impetuosamente paso por ambos flancos del enemigo, saliesen á retaguardia de su infantería (…) “Bóves inmóvil, como si le preocupase un grave pensamiento, se estuvo á aguardar el ataque, viéndose con sorpresa que, por la primera vez, se abstuviese de prevenir á su enemigo. Valeroso, empero, como siempre, se colocó á la derecha, por ser aquel flanco el mas débil de su línea. Sobre él cayó Zaraza con tal ímpetu y coraje, que sobrecojidos [sic] los realistas, volvieron la espalda en el desórden mas completo: entónces fué cuando Bóves, después de haber hecho los mas heroicos esfuerzos para detener á los suyos, quiso retirarse; su caballo indócil á la voz y al freno, se encabritó, y un oscuro soldado republicano, cuyo nombre jamas se ha podido descubrir, le atravesó el pecho de un lanzaso [sic], derribándole en el acto al suelo, muerto.
Esta narración de la Batalla de Urica es coincidente con las de otros autores. También hay acuerdo en cuanto a que los resultados catastróficos para las fuerzas republicanas marcaron el final de la Segunda República, y dejó bajo el control absoluto del ejército realista el territorio venezolano. En contraste con esto la muerte del sanguinario Boves le puso un límite al respaldo popular a las filas enemigas de la Independencia, a la vez que creó las condiciones propicias para que el vacío de liderazgo dejado tras su desaparición física fuera sustituido por el surgimiento de un nuevo caudillo, esta vez al servicio de la Patria: José Antonio Páez; a quien entonces se unieron los sectores empobrecidos que antes apoyaron al asturiano fallecido.

¿QUIÉN MATÓ A BOVES?
En lo que si hay discrepancias entre los historiadores es en cuanto a quién fue el autor de la muerte de Boves, ya que este hecho ha sido atribuido a diferentes personas que participaron en la batalla. Estas son algunas de las versiones sobre su fallecimiento:
Ramírez, Juan J. La muerte de Boves en Urica. Semanario El Maturinés (1972). Se disputan la muerte del sanguinario Boves el cabo Juan Sotillo, Zaraza, el Negro Mina y Cedeño.
Valdivieso M, Acisclo (1955). Nos dice que el soldado Pedro Martínez, integrante del escuadrón “Rompelíneas” de Zaraza, mató a Boves de un lanzazo.
PÉREZ T, Tomás (1969) En cierta ocasión hizo acto de presencia en las oficinas del gobierno republicano en Angostura un ciudadano de nombre Nicolás Silva, quien aseguró haber participado en la Batalla de Urica como soldado, siendo él mismo, con sus manos, quien acabó con la vida de Boves. Esta aseveración fue desestimada por cuanto el mentiroso personaje fue incapaz de probarla.
Uslar P, Juan (1972). Señala como posibles causantes de la muerte de Boves al General Andrés Rojas, al General Pedro Zaraza y a Francisco Tomás Morales, según tres versiones expuestas en su obra.
Zaraza, Lorenzo (1933) Afirma que Boves fue muerto por Zaraza con una mortal lanzada por el pecho.
Betancourt M, Fidel (2010). Sostiene que Zaraza alanceó a Boves, situación aprovechada por un soldado para también alancearlo dejándolo agonizante hasta que fue recogido y trasladado a otro lugar, donde fue rematado por Morales.

Mientras existen estas opiniones encontradas entre los historiadores acerca de la muerte de Boves, la creencia popular en todo el país con un alto nivel de certeza, en especial en los llanos de los Estados Guárico, Anzoátegui y Monagas, es que el autor de la muerte de Boves fue Zaraza.

Esa convicción fue la atmósfera que rodeó los actos del Bicentenario de la Batalla de Urica, donde algunas autoridades presentes se manifestaron en ese sentido. Es el caso del diputado Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, quien aseguró (Diario Panorama, 5-12-2014): “Zaraza venció a Boves con todas las de la Ley. No le echen la culpa al caballo de Boves todos los historiadores”.

Por su parte el Gobernador del Estado Anzoátegui, profesor Aristóbulo Istúriz reivindicó la figura de Zaraza (Periódico El Norte, 6-12-2014) de quien destacó es “ejemplo de los hombres y mujeres de esta patria y que participó de forma inminente en aquella batalla del 5 de diciembre de 1814”. Ninguno de estos dos dirigentes fue contundente en estas afirmaciones en cuanto a la autoría de Zaraza en la muerte de Boves, sin embargo se puede decir que de alguna manera lo insinuaron.

En el caso del presidente Nicolás Maduro, éste va un poco más allá de estas opiniones cuando refiere en la carta ya comentada: “se le atribuye al General Pedro Zaraza el lanzazo que le quitó la vida”, emulando así al presidente Hugo Chávez que ya había dicho en el programa nro. 212 – Aló Presidente, desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, el domingo, 13 de febrero de 2005:
Muere Boves en Urica, lo mata Pedro Zaraza de un lanzazo, vamos a recordar también a mi general Pedro Zaraza y aquella expresión, allá, cuando estaba, dicen que estaba afilando la lanza y mirando la sabana de Urica, allá estaba Boves y Pedro Zaraza, dicen en Urica: “O se rompe la Zaraza o se acaba la bovera.” Dos horas más tarde estaba muerto José Tomás Boves de un lanzazo en el pecho, lo mató Pedro Zaraza, lo fue a buscar, lo cazó entre la masa de caballería y lo alanceó de frente, en combate memorable, personal, era el Jefe de patriotas contra el Jefe de la masa popular.

Como vemos, sobre la muerte de Boves se han formado diversas y contradictorias opiniones en la historiografía venezolana, en tanto que a nivel popular la situación es distinta; el común de la gente siempre se ha inclinado a creer que fue Zaraza el que lo mató. Y es que quienes así piensan tienen razón, pues en el caso de la muerte de Boves, desde hace mucho tiempo se conoce con certeza que fue Zaraza el que puso fin a la vida de este ser despiadado, sustentado en un testimonio que así lo demuestra, pero que es poco conocido.
Fue el mismo Zaraza quien aclaró el misterio que había envuelto tan comentado fallecimiento. Finalizando el año 1922, habiendo transcurrido 8 años de la Batalla de Urica, en un apartado lugar del Estado Guárico donde estaba residenciado, Zaraza reconoció públicamente ante un grupo de personas que él había dado muerte a Boves.
Los detalles de esta anécdota son dados a conocer, por primera vez, por el prestigioso escritor de Maturín, Dr. José María Núñez, en la obra “APOTEOSIS DE BOLÍVAR”, publicada en Caracas el año 1883 en la imprenta al vapor del diario caraqueño “La Opinión Nacional”, ubicado frente a la Plaza Bolívar y dirigido por Fausto Teodoro de Aldrey, como ofrenda del Estado Bermúdez en el Primer Centenario del Libertador.
Uno de los temas seleccionados para formar parte de este libro, bajo la firma de Núñez, se titula “APUNTES HISTÓRICOS Y ESTADÍSTICOS CONCERNIENTES AL ANTERIOR ESTADO, HOY SECCIÓN DE MATURÍN EN EL ESTADO BERMÚDEZ”, y uno de sus capítulos, el N° 5, con el nombre de “LA MUERTE DE BOVES” nos dice:
Hasta ahora ignora la República quien fue el arrojado campeón que alanceó á uno de los más valientes, prestigiosos y bárbaros jefes españoles, José Tomás Bóves, arrebatándole la vida. Hecho de tamaña importancia no debe quedar desconocido en la historia de la Independencia de Venezuela; y hé aquí como un accidente casual vino á revelarlo.
En Noviembre de 1822 se encontraba el señor Comandante Antonio Padilla Urbaneja, Ilustre Prócer, en el sitio de Apamate, Sección Guárico, en compañía del General Zaraza cuando en una mañana se presentó allí un hombre blanco, alto, de apellido Delgado, y de regular porte, con algunas cargas de café, cacao y papelon procedentes de los Valles de Orituco, que había negociado por aquellos lugares. Zaraza, dotado de una prodigiosa memoria, al verlo le dirigió inmediatamente la palabra; y hé aquí el diálogo entre ámbos sugetos [sic].
Zaraza- ¿No sabe usted qué hombre mató a Bóves, puesto que usted era uno de los que venían á la cabeza de las caballerías godas?
Delgado- Quien mató á Bóves fue la misma persona que me lo pregunta.
-Me parece que está usted equivocado, porque usted no me conocía ántes.
-He tenido ocasion de verlo á usted varias veces en Chaguarámas y el Valle de la Pascua, antes de que fuera usted militar.
-Eso es otra cosa; pero se duda hasta ahora quién fuese el autor de la muerte de Bóves.
-Voy á probarle que fué Usía, de modo que no le quede duda. Yo iba á la cabeza de la caballería goda y á la derecha de Bóves: á la izquierda de éste, un zambito ñato, muy acreditado de valiente, llamado José, á quien aquel dijo al ver que la caballería de Usía venía sobre él: José, ¿tú serás de los primeros conmigo? Contestándole: ¬Si, señor. Entónces Bóves dijo: ¬avance esa caballería y se colocó á su cabeza. Venía Usía montado en un caballo rucio azul, de cobija calada echada sobre el hombro izquierdo, y el sombrero amarrado á la barba con un pañuelo.
-Exactamente.
-Bóves se adelantó y se encontró con Usía, que le derribó del caballo de un lanzaso [sic], y en la confusion que esto produjo, por el fuerte empuje de la caballería de usted, nos pusimos en completa derrota, no oyendo sino el crugido [sic] de las lanzas en el cuerpo de nuestros compañeros. Yo me confundí con los patriotas dando gritos de “avancen,” y pude así escaparme é ir á incorporarme en la ala izquierda de nuestro ejército, donde ví que la caballería de Monágas había sido derrotada y la infantería patriota también. Después no supe la suerte que corriera el espaldero de Bóves, ni lo volví á ver más tarde en el ejército en Maturin cuando ocupamos aquella plaza.
-Reconozco que usted dice la verdad, pues en efecto fui yo quien le quité la vida á Bóves, á quien conocia perfectamente desde el año de 1813; y es esta la primera vez que lo digo, porque nunca he querido hacer ostentación de tal hecho, que pudiera atribuirse á jactancia de mi parte, y por lo cual deseo que esto no pase de nosotros.
-Lo que acabo decir se lo he referido á varios en los Valles de Orituco; pues habiendo presenciado los asesinatos cometidos en los prisioneros en Urica, resolví no servir más á los españoles y me retiré a Orituco.
“Este diálogo, añade Padilla Urbaneja, fué presenciado por el Comandantes Bartolo Alfonzo (ó Bartolete), el Comandante Domingo Padrino, los espalderos de Zaraza, Valerio Muñoz y Anselmo Hernandez, Don Lorenzo Ramírez y yo; advirtiendo que el escuadron que mandaba Zaraza en Urica se denominaba “Rompelíneas”, compuesto de 200 hombres de Chaguarámas y el Alto Llano de Carácas; que aunque estos vieron que Zaraza derribó de un lanzaso á un jefe ú oficial enemigo, ignoraban si era Bóves el muerto; que fue después de la derrota que vinieron á saberlo por un posta de Moráles, participando a Carácas el triunfo obtenido sobre los patriotas y la muerte de Bóves; posta que fué capturado por Zaraza y le perdonó la vida.”
Más adelante se vuelven a publicar estos “APUNTES HISTÓRICOS Y ESTADÍSTICOS CONCERNIENTES AL ANTERIOR ESTADO, HOY SECCIÓN DE MATURÍN EN EL ESTADO BERMÚDEZ”, del Dr. José María Núñez, esta vez con el nombre más corto de “MATURÍN HASTA 1883”, publicado por Ediciones Cultura del Estado Monagas, Volumen IV, Maturín, 1956.
Llama la atención que el anterior diálogo sostenido entre Zaraza y Delgado, una vez hecho público, haya sido ignorado por la mayoría de los historiadores venezolanos. Más aún si el mismo se dio en presencia de un grupo de testigos, varios de ellos compañeros de lucha de Boves, y además participantes en la Batalla de Urica como sus espalderos, por lo tanto conocedores de lo que realmente pasó ese día, razón por la cual avalaron lo dicho por Zaraza en el sentido de haber sido éste quien mató al Taita.
Entre los pocos escritores que han hecho mención a dicha conversación están:
Telasco A. MacPherson. “Diccionario Histórico, Geográfico, Estadístico y Biográfico del Estado Miranda”. Caracas. El Correo de Caracas, 1891. En la biografía del General Pedro Zaraza (págs. 531 a 532) incluye íntegramente el diálogo Zaraza-Delgado, tomado de la obra del Dr. José María Núñez.
Juan Uslar Pietri. “Historia de la rebelión popular de 1814”. EDIME. Caracas-Madrid. 1962. Reproduce parcialmente el comentado diálogo, tomado de MacPherson (Págs. 184 a 185).
Francisco Salazar Martínez. “Historias civiles e inciviles”, editado por Librería Piñango, Caracas, 1978. Con el título: “Zaraza reconoce que él mató a Boves” (pág. 83) este autor reproduce el diálogo entre Zaraza y Delgado tomado del libro “Zaraza, desde una esquina con faroles” escrito por el cronista de la ciudad de Zaraza, Moisés Rodríguez, editado por Publicaciones Vale Juan González, 1972.
Ante la imposibilidad de encontrar esta última obra para consultarla, hicimos contacto vía telefónica con su autor, el cual nos informó que antes del año 1972 encontró el mencionado diálogo bajo la firma del historiador Dr. José María Núñez, en el local de la Imprenta El Unare, adquirida por Luis María Aguirre Graterol el año 1881, donde se editó el primer periódico de la ciudad de Zaraza con el mismo nombre de esta imprenta.
Juan José Ramírez, Cronista de la ciudad de Maturín, reproduce el diálogo referido en su libro “Monagas y su saber tradicional”. Biblioteca de Temas y Autores Monaguenses, Ediciones Gobernación del Estado Monagas, Maturín, 1985. Titulado: ¿QUIÉN MATÓ A BOVES? (Pág. 213 al 216) se incluye el diálogo Zaraza-Delgado, copiado en su totalidad de su original publicado por el Dr. Núñez en el texto antes mencionado.
El cronista Ramírez nos dice que esta versión sobre la muerte de Boves fue recibida por el historiador Núñez “…personalmente del anciano prócer comandante Antonio Padilla Urbaneja, quien residiera en Maturín hasta su muerte, formando una respetable familia entre quienes hemos tratado a algunos de sus miembros como las honorables hermanas Sérres Domínguez”.
También el Diario El Progreso, de Ciudad Bolívar, en su edición del día Domingo, 13 de Diciembre del 2009, en la columna Voces del Orinoko, con el título: “Zaraza y la muerte de Boves”, publicó el diálogo en referencia, reproducido del libro “Zaraza desde una esquina con faroles”, de Moisés Rodríguez.
No puede haber ninguna duda acerca de la persona que mató al Urogallo, en un acto de justicia ante los horrendos crímenes cometidos por tan inhumano personaje. FUE ZARAZA QUIEN MATÓ A BOVES.
P. D.: Estas notas forman parte de un trabajo de historia local y regional, en preparación, sobre el rescate de la memoria histórica de los Rondón de Urica, unos personajes que tuvieron una destacada actuación en defensa de esta población, al igual que en las acciones militares de las guerras civiles que se realizaron en los Llanos Orientales en la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. Para lo cual contamos con la valiosa colaboración de Agustín Hidalgo Rondón, biznieto del General Pedro Rondón Barreto, a su vez hijo del General Deogracia Rondón.
Caracas, 11 de diciembre de 2014
victorbelis37@gmail.com
0414-2483325


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 786 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: